Mercado Tirso de Molina

Construido en 1932 por Luis Bellido, el Mercado de Tirso De Molina (que así se llama porque en sus orígenes ahí estaba la Plaza del mismo nombre) acaba de cumplir 85 años.  Sobrevivió a la guerra, pero no a sus huellas. Los obuses dejaron marcas en sus vigas, que aún lucen orgullosas sus heridas.

Un mercado de abastos que conserva el estilo mudéjar y la estructura protegida originales, ubicado en el barrio de Puerta del Ángel  en Madrid, en las cercanías del paseo de Extremadura, entre las calles de Doña Urraca y Doña Berenguela. Un enclave que en época de guerra era “zona roja”, y se ubicaba junto a la Quinta del Sordo y el Lavadero de Manzanares, hoy el precioso cauce de Madrid Río.

 

El interior conserva ese estilo antiguo, vintage, pero reformado e impecable, donde conviven los puestos de alimentación de toda la vida con espacios gourmet de restauración, complementando la oferta gastronómica, lo que le ha convertido el punto de encuentro de los vecinos de la zona y de La Latina. Un lugar donde comprar o comer, pasar el rato en uno de los eventos que organizan, tomar el aperitivo o donde llevar a los niños el fin de semana para que puedan corretear por su anchos y acondicionados pasillos.
Cuando el mercado cierra sus puertas, éstas despliegan una explosión de color y arte, creación del artista urbano Diego Quejido “La diosa de la caza” o “La diosa de la abundancia”,  que otorgan belleza, atraen riqueza y protegen al mercado de todo mal.
Este es nuestro Mercado. Nos encanta. Aquí os esperamos.
Paellamarplanet